lunes, 20 de febrero de 2017

Reseñas breves: El ojo de Dios / La suerte del dios hambriento

De dioses va la cosa hoy aunque no es lo único que tienen en común estas dos novelas. Conocí a ambos autores el mismo día, durante la visita que hizo Aranzazu Serrano (que no puede ser más maja) a la biblioteca de Toledo para el club de lectura de Neimhaim

Casi por casualidad, porque ambos fueron muy discretos, descubrí que David Luna había sido el ganador del premio UPC de 2016 y M. C. Arellano estaba nominada a los premios Ignotus 2016 en la categoría de novela corta. 

¿Y qué hice yo al llegar a casa? Comprar sus dos libros y devorarlos casi de una sentada. Os dejo mis impresiones.

El ojo de Dios, de David Luna Lorenzo 

El auditor imperial Deill Nerv acude al planeta Dagoh para inspeccionar los trabajos de colonización que allí se están llevando a cabo e investigar la posible existencia de alienígenas inteligentes y hostiles.
En su cometido encontrará una fuerte resistencia encabezada por Suyuf, el misterioso comandante de Base Madre, quien se ha erigido como un tirano.
Lo que el auditor termina descubriendo supera lo concebible.

Ciencia ficción y un poco de terror en un planeta hostil a medio terraformar. La historia es adictiva desde la primera página y, aunque no puedo contar nada de la trama sin ir desvelando pequeños secretos, no vais a poder parar de leer hasta descubrir qué misterio oculta Dagoh. Me ha sorprendido un desarrollo tan profundo, tanto de la historia como de los personajes, en una novela de poco más de cien páginas y lo mismo me ha ocurrido con la ambientación: el autor consigue transmitir esa sensación de angustia y opresión que persigue al protagonista desde el inicio de la novela. No me canso de recomendarla.

Nota: 4/5


La suerte del dios hambriento, M. C. Arellano

Trevia es la única persona que ha entrado en Kargen y ha vuelto para contarlo. Pese a haberse retirado hace ya tiempo, no puede evitar asumir la responsabilidad de acabar para siempre con la mayor amenaza para los niños de Larda, Veria y el Thrais: Urboja, el Dios Hambriento. Así, a regañadientes, se embarca en la que espera que sea su última empresa… y que podría serlo en un sentido muy distinto al que desea.

Fantasía clásica pero con el punto de originalidad que necesitan este tipo de historias para funcionar. ¿Se puede crear un mundo y su mitología en una novela corta sin inundar al lector con parrafadas infumables? Sí, y M. C. Arellano lo hace de maravilla. Con las introducciones a los capítulos que cuentan de forma épica la historia del Dios Hambriento y unas breves pinceladas a lo largo de la narración, la autora nos planta en su mundo como si lo conociéramos de toda la vida. Además consiguió que empatizara rápidamente con las protagonistas y la historia me encantó, aunque me dejó un nudito en el estómago del que todavía no me he deshecho. No la dejéis escapar.

Nota: 4/5

3 comentarios:

  1. Me alegra ver que los dos te han agradado bastante, son libros que no conocía. un besote :)

    ResponderEliminar
  2. El segundo me llama mucho la atención. Lo tendré en cuenta.
    Me alegra ver que los has disfrutado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo El ojo de dios entre ceja y ceja, ese va a caer tarde o temprano :)

    ResponderEliminar

¿Y tú que opinas? Gracias por tu comentario :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...